Mujeres policías para admirar

NoticiaDOS >> 10/Junio/2019 >> Actualidad

Este grupo de policías ha enfrentado las peores amenazas del crimen en Colombia.

A muchas de ellas, sus familiares a√ļn les critican haber elegido ser¬†polic√≠as. Desde muy j√≥venes asumieron un oficio lleno de riesgos y tradicionalmente asociado a los varones. Sin embargo, en las filas de esta instituci√≥n, ellas cada vez son m√°s y ocupan posiciones muy importantes. De los 120.000 miembros de esa fuerza, 19.000 son mujeres.¬†‚ÄúNos hemos ido ganando este espacio‚ÄĚ, dice la general Juliette Kure. SEMANA habl√≥ con 15 de ellas a prop√≥sito del foro ‚ÄėMujeres que inspiran‚Äô,¬†que se realizar√° el 19 de junio en el JW Marriott.

Se√Īora general

Ni la muerte de su esposo a manos de la guerilla¬†ni el estallido de un artefacto explosivo a solo cent√≠metros de su cuerpo lograron quebrar la vocaci√≥n de servicio de Juliette Kure, la general con m√°s antig√ľedad en la Polic√≠a Nacional. Lo cuenta con energ√≠a, como hace todo en su vida y en su carrera. Es la √ļnica comandante que en 77 a√Īos ha tenido la Escuela de Cadetes General Santander.¬†Y tuvo la mala fortuna de vivir en ese cargo el tr√°gico atentado terrorista que cobr√≥ la vida de varios j√≥venes. Tambi√©n, la primera polic√≠a condecorada por el servicio secreto de Estados Unidos tras los resultados exitosos en la lucha contra la falsificaci√≥n de d√≥lares, y la primera mujer al frente de la oficina de Interpol Colombia.¬†‚ÄúA mi esposo lo mataron hace 15 a√Īos en un ataque en El Bordo (Cauca), cuando mi hija ten√≠a apenas 2 a√Īos.¬†Ese dolor nunca desaparece. Aunque, la verdad, mi vocaci√≥n de servicio tampoco‚ÄĚ, asegura esta mujer que lleva 31 a√Īos en ejercicio.

La coronel que espiaba a las farc

La √ļnica unidad del pa√≠s a cargo de una mujer polic√≠a es la de Tunja. La coronel Mar√≠a Emma Caro Robles se ha abierto un campo importante en ‚Äúuna sociedad tradicionalmente machista‚ÄĚ. No es la primera vez que asume un reto de esas dimensiones. Caro empez√≥ su carrera, hace ya m√°s de tres d√©cadas, como agente; ascendi√≥ a suboficial¬†y de ah√≠ a oficial. Trabaj√≥ en el √°rea de inteligencia y an√°lisis estrat√©gico de la Dij√≠n, una labor que cumpli√≥ en medio de los bombazos y los asesinatos de Pablo Escobar.¬†‚ÄúNunca le dije a mi familia en lo que yo estaba en esas operaciones. Quer√≠a protegerlos‚ÄĚ, dice con modestia, sin alardear de que ella fue la primera jefa del √°rea de contrainteligencia de esa instituci√≥n. Quiz√° por la sangre que ha visto correr y que se ha llevado la vida de muchos de sus amigos es una de las m√°s ac√©rrimas defensoras del proceso de paz que vive el pa√≠s. ‚ÄúEstuve en la zona de distensi√≥n y ah√≠, haciendo inteligencia, los escuchaba todo el tiempo (a los guerrilleros). Conozco el dolor que causaron, pero, aun as√≠, hoy no tengo problema en estrecharles la mano‚ÄĚ.

Los oídos de la erradicación

La mayor Daisy Arias ha tenido muchas satisfacciones en los 18 a√Īos que lleva de carrera como oficial de la Polic√≠a. Ninguna, sin embargo, le produjo tanta como encontrar un d√≠a en un caj√≥n las insignias de teniente de su pap√°, asesinado tras 22 a√Īos de servicio cuando ella ten√≠a 9 a√Īos. ‚ÄúNunca tuve la oportunidad de decirle que quer√≠a ser polic√≠a. Y de las mejores‚ÄĚ, argumenta. Y as√≠ lo hizo. Entre sus √©xitos, la oficial cuenta acerca de un golpe contundente contra el entonces bloque de las autodefensas Cacique Nutibara, y un largo listado de cargamentos incautados y laboratorios destruidos como experta en inteligencia a√©rea.¬†‚ÄúFui los o√≠dos en tierra de mis compa√Īeros que estaban erradicando droga. Siempre luch√© para que ese mal no invadiera a Colombia‚ÄĚ, cuenta.¬†Uno de sus mayores dolores es haber perdido a varios de sus compa√Īeros por cuenta de la violencia. En su primera asignaci√≥n en un CAI de Itag√ľ√≠, por ejemplo, dos polic√≠as murieron asesinados en el primer mes de trabajo. Hoy, la mayor Arias ocupa un lugar clave en la planeaci√≥n estrat√©gica de la Polic√≠a Nacional¬†y en las relaciones de esa instituci√≥n con el Congreso de la Rep√ļblica.

La luchadora

El pa√≠s conoci√≥ a √ćngrid Jaramillo por un video divulgado en marzo de 2018, en el cual, en medio de un intento de hurto, y ya herida, le dispar√≥ a un ladr√≥n. Las im√°genes parec√≠an m√°s una escena de una serie policiaca de Estados Unidos que un hecho real en el centro de Bogot√°.

Jaramillo ten√≠a un impacto de bala en su brazo derecho y otro en el pecho, sobre su chaleco antibalas. Los colombianos premiaron su valent√≠a, la acci√≥n heroica de una mujer polic√≠a que sali√≥ a enfrentar a los ladrones mientras los dem√°s se escond√≠an de los disparos. Y a pesar de todo lo que todav√≠a encara, como signos de estr√©s postraum√°tico y dificultad para mover su mano, Jaramillo quiere que la gente vea su amor por su profesi√≥n y por la gente. Hoy cuenta que le preocupaba, sobre todo, c√≥mo contarle a su mam√° lo que le hab√≠a pasado. Al final, cuando intent√≥ hablar con ella, ya sab√≠a todo, pues era la noticia del d√≠a en todos los medios. Despu√©s del incidente decidi√≥ casarse, y ahora pasa m√°s tiempo con su hija porque est√° dedicada a labores administrativas.¬†‚ÄúNunca tuve miedo de lo que viv√≠‚ÄĚ, cuenta.

Reina de los cielos

Cuando la teniente M√≥nica Sarmiento vio que una mujer se bajaba de la cabina de mando de un helic√≥ptero Black Hawk de la Polic√≠a, percibi√≥, por segunda vez en su vida, la certeza de que se convertir√≠a en piloto. Sinti√≥ tanta convicci√≥n por primera vez a los 6 a√Īos cuando so√Ī√≥ convertirse en agente de la Polic√≠a, como el esposo de su t√≠a. Ese sue√Īo parec√≠a lejano, sobre todo porque su madre, cabeza de familia, no ten√≠a suficientes recursos para pagarle los ex√°menes de ingreso.¬†No obstante, Sarmiento, inspirada por su mam√°, que tambi√©n le sirve de motor, estudi√≥ con esfuerzo en la universidad, se gradu√≥ en el segundo puesto, trabaj√≥ en la Asociaci√≥n de Fonoaudiolog√≠a¬†y ahorr√≥ para cumplir su sue√Īo. Con pr√©stamos, ayudas de familiares y la idea de que alg√ļn d√≠a le comprar√≠a una casa a su mam√°, Sarmiento entr√≥ a la Polic√≠a, lleg√≥ a oficial, estudi√≥ aviaci√≥n y est√° a punto de ascender a capit√°n. Hace poco volvi√≥ al colegio en el que estudi√≥ y les cont√≥ a decenas de ni√Īas como ella que vali√≥ la pena recorrer ese camino lleno de obst√°culos para alcanzar lo que quer√≠a.

Dormir con armas

Andrea Verano, de 23 a√Īos, ingres√≥ a la Polic√≠a con la idea de servir. Como naci√≥ en Bogot√°, conoc√≠a una perspectiva de la fuerza p√ļblica muy distinta a la que enfrent√≥ despu√©s en las regiones del pa√≠s. Estuvo en El Espinal y en Playa Rica (Tolima).¬†Lleg√≥ a esa zona porque convenci√≥ a sus comandantes de que la enviaran a ella en reemplazo de una compa√Īera que acababa de tener una beb√©.¬†Verano era la √ļnica mujer en la estaci√≥n de Polic√≠a de Playa Rica. Con la idea recurrente de superar sus l√≠mites, se acostumbr√≥ a pasar la noche rodeada de hombres y con intranquilidad permanente. Dormir en zonas con grupos armados significa estar alerta siempre, sin despegarse un segundo del rev√≥lver que en una emboscada o en un combate puede salvar la vida. Ahora, Verano trabaja en Bogot√° y busca terminar una carrera universitaria dentro de la Polic√≠a.

La dura del gaula

La intendente Rosal√≠n Chac√≥n se present√≥ a la Polic√≠a contra los deseos de su familia. Trabaj√≥ durante dos a√Īos luego de graduarse para poder hacer el curso. Dur√≥ cuatro a√Īos con la Presidencia, y luego le dieron la opci√≥n de escoger a donde irse. Siempre quiso llegar al Gaula.¬†‚ÄúYa hab√≠a aprendido a trasnochar, a mojarme, a llegar a las cinco de la ma√Īana y salir de nuevo porque tocaba turno otra vez‚ÄĚ, dice con voz segura. Para esa √©poca, el grupo √©lite encargado de uno de los mayores dramas del pa√≠s solo ten√≠a integrantes hombres. Por eso, sus superiores se sorprendieron al verla en la lista, la √ļnica entre 40 efectivos. Poco a poco, Chac√≥n tuvo que ganarse el respeto de sus colegas y de sus jefes. En su primer gran caso pudo localizar el paradero de 14 responsables de un secuestro muy complejo. Ese d√≠a, ella siente que rompi√≥ todas las barreras que no la dejaban mostrarse como lo que era. Para esta mujer, ‚ÄúLo mejor de mi trabajo es decirle a la gente bienvenida a la libertad‚ÄĚ.

El alma wayuu

El uniforme de la patrullera Melina Deluquez tiene dos piezas largas de tela verde, bordadas con hilos entrelazados de colores m√°s claros. Y la placa cae sobre su pecho como un medall√≥n. La general Juliette Kure mira el porte elegante de ese uniforme de la Polic√≠a y bromea: ‚ÄúLo dise√Ī√≥ Silvia Tcherassi‚ÄĚ. Melina es wayyu.¬†Aunque desde peque√Īa sus padres la entregaron en adopci√≥n y se cri√≥ lejos de su cultura, esta patrullera no olvid√≥ nunca sus ra√≠ces ind√≠genas. Hace dos a√Īos ingres√≥ a las filas y dice que representa con orgullo ‚Äúel trabajo de las comunidades‚ÄĚ en esta instituci√≥n. La becaron para estudiar en Estados Unidos con el sue√Īo de cambiar el mundo.¬†‚ÄúMi libro favorito es ‚ÄėEl principito‚Äô; por eso me encanta creer y so√Īar‚ÄĚ,¬†dice. Durante su infancia se sinti√≥ discriminada por su ascendencia, pero sin rencores perdon√≥ y olvid√≥. Trabaj√≥ con ni√Īos en Uribia (La Guajira), y ahora se encuentra en Bogot√°, en la oficina de comunicaci√≥n estrat√©gica. As√≠ est√© lejos de casa, nunca olvida qui√©n es ni de d√≥nde viene.

Guerrera y mam√°

La subcomisaria Blanca Cadena es toda una autoridad en las nuevas generaciones de polic√≠as. Ingres√≥ a la instituci√≥n hace 45 a√Īos, y al poco tiempo ya ten√≠a la misi√≥n de enfrentar a los carteles del Norte del Valle y de Medell√≠n.¬†A los 20 a√Īos, Cadena pertenec√≠a a la Direcci√≥n de Contrainteligencia, y all√≠ particip√≥ en la Operaci√≥n Milenio, en la que capturaron 30 extraditables en la capital de Antioquia.¬†Luego enfrent√≥ grupos armados en La Uribe (Meta), en la zona de distensi√≥n impuesta en la √©poca de las fallidas negociaciones con las¬†Farc.¬†El grupo de Cadena fue el primero que lleg√≥ a La Uribe cuando fracasaron las conversaciones con el Gobierno y la fuerza p√ļblica ten√≠a la misi√≥n de recuperar la zona. Iban 70 polic√≠as y ella era la √ļnica mujer. Pas√≥ tal vez los meses m√°s dif√≠ciles de su vida. Al final, pidi√≥ que la trasladaran a Bogot√°. Tom√≥ esa decisi√≥n por su hijo, pues llegaba a la casa y el ni√Īo le dec√≠a t√≠a en lugar de mam√°. Todav√≠a la apasiona trabajar en la calle, en contacto con la comunidad. Y disfrutar los momentos cotidianos con su hijo, el amor de su vida.

La contadora minuciosa

La subcomisaria Alba Myrian Moreno, una mujer menuda, es un arma letal contra el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo. Durante 22 a√Īos de servicio, la mayor parte de ellos vestida de civil, esta contadora p√ļblica lider√≥ grandes investigaciones contra varios de los carteles del narcotr√°fico, en especial el del Norte del Valle. Su trabajo ha sido fundamental para golpear las estructuras econ√≥micas de las grandes mafias del crimen. Hoy, Alba Myrian hace parte de lo que se conoce como la polic√≠a secreta. ‚ÄúNuestro sagrado deber es cuidar del personal uniformado, proteger al Estado y a la Naci√≥n‚ÄĚ,¬†dice sonriente.

La médica policía

Juliet Jojoa comenz√≥ en la Polic√≠a en un cargo extra√Īo para su profesi√≥n. Estuvo al mando de un CAI en San Crist√≥bal, al sur de Bogot√°. Y desde all√≠ cre√≥ la estrategia de cuadrantes que hoy tiene la ciudad. Cuando la trasladaron a la localidad de¬†Ciudad Bol√≠var, sus superiores se dieron cuenta de que necesitaban a alguien que atendiera a personas heridas. Le dieron el permiso de dividir su tiempo entre ser polic√≠a y atender en el Hospital Central. Luego tuvo la oportunidad de especializarse en Fisiatr√≠a y de ah√≠ pas√≥ a liderar el departamento m√©dico. Solo hay 16 personas como Juliet que son polic√≠as y m√©dicos. Ahora su vocaci√≥n est√° en ayudar a las v√≠ctimas de minas, que pierden alguno o varios de sus miembros, con una rehabilitaci√≥n integral.

La explosivista experta

En Colombia hay 136 t√©cnicos en explosivos, y solo 2 son mujeres. Yolima Villalba, una de ellas, todas las ma√Īanas se despide de su hijo de 9 meses y le pide a Dios que la vuelva a traer bien a su casa. Recuerda especialmente aquella operaci√≥n en la que acompa√Īaron al Ej√©rcito para custodiar un oleoducto de Ecopetrol. La guerrilla hab√≠a dinamitado el ca√Īo y ten√≠an que ir a investigar la explosi√≥n.¬†‚ÄúNos dec√≠an escondan silueta que hay francotiradores. Yo solo ve√≠a monta√Īas, √°rboles y coca‚ÄĚ.¬†Les hab√≠an dicho que ese mismo d√≠a volver√≠an a Bogot√°. Pero Yolima pas√≥ cinco d√≠as con la misma ropa, intentando moverse con el mayor cuidado para no pisar una mina y encontrar el final. En su trabajo ha tenido que ver a muchos de los hijos de sus colegas quedar hu√©rfanos, pues sus pap√°s ejerc√≠an la peligrosa actividad que hoy ella desempe√Īa.

La tarea de aliviar el dolor

La capit√°n Diana Valderrama tiene una de las labores m√°s duras de la Polic√≠a: enfrentar el duelo de las familias de los uniformados muertos. Tiene a su cargo organizar el protocolo y las honras f√ļnebres. Ella, psic√≥loga de profesi√≥n, administra el Centro Religioso de la Polic√≠a Nacional. Debe estar siempre que las cosas salen mal y darles una voz de aliento a quienes han perdido a sus seres queridos por cuenta del trabajo de la Polic√≠a.¬†Ella estuvo, por ejemplo, al lado de las familias de las v√≠ctimas del atentado en la Escuela de Cadetes.¬†El trabajo de cuidar de los seres m√°s allegados de los h√©roes de la patria la hace sentir orgullosa. Como miembro de la Direcci√≥n de Bienestar Social, tambi√©n tiene dentro de sus logros haber inventado el programa Ciclorrutas Seguras, una estrategia que la Polic√≠a Nacional ech√≥ a rodar en Bogot√° y ya est√° presente en todo el pa√≠s. Esta profesional cuenta con orgullo que su abuelo dirigi√≥ la Polic√≠a y la inspir√≥ para elegir esa vida dedicada a servir a los dem√°s.¬†

Si no fuera por el uniforme y la placa brillante en su pecho, nadie creer√≠a que Lina Rodr√≠guez es Polic√≠a. Y menos, jefe de analistas operacionales. Es decir, los miembros encargados de orientar a los investigadores de la Fiscal√≠a en sus pesquisas. Dicharachera, habladora y due√Īa de un humor que a menudo hace estallar en risas a otros, la suboficial Rodr√≠guez cuenta que fue una de las damnificadas de Armero, donde qued√≥ buena parte de su familia. Por tanta tristeza quiz√° esta tolimense de 46 a√Īos no se separa del humor. Dentro de sus logros est√° la captura de alias Muelas, el asesino del patrullero Jonathan Smith en Saravena.¬†Tambi√©n particip√≥ en la investigaci√≥n del acto terrorista contra la Escuela General Santander. ‚ÄúMe gusta mi trabajo‚ÄĚ,¬†dice. Y le brillan los ojos.

La patrullera de la isla

Yoana Royo, que naci√≥ en Barranquilla pero creci√≥ en San Andr√©s, quiso ser polic√≠a desde que tiene memoria, aun cuando ning√ļn familiar est√° en la fuerza, que adem√°s no es muy popular en esa isla. Pero estaba segura de su futuro porque quer√≠a formar su car√°cter y demostrar que pod√≠a hacer lo mismo que los hombres. Y lo logr√≥. Ingres√≥ al primer curso de patrulleros de la Polic√≠a Nacional, estuvo en San Andr√©s y en Cachipay (Cundinamarca) y fue la primera mujer de la instituci√≥n que puso un pie en Providencia. Aunque creci√≥ en la isla, al vestirse con el uniforme vio el lugar con otra perspectiva. Despu√©s la trasladaron a Bogot√°, donde las personas¬†‚Äúson menos confiadas y pocas veces reconocen que hay patrulleras mujeres que tambi√©n arriesgan su vida‚ÄĚ. Pero el respeto y la tranquilidad que Royo no encontr√≥ en algunos civiles los tuvo de sobra con los otros patrulleros, que se ofrecieron a recoger a sus hijas del colegio, le cambiaron turnos y la apoyaron siempre. Ahora, en una labor administrativa, Royo recuerda que la Polic√≠a es como una familia y, sobre todo, que ella fue la primera mujer de la fuerza que lleg√≥ a su tierra.¬†

Cortesía: https://www.semana.com/nacion/articulo/mujeres-policias-para-admirar-en-colombia/618962?fbclid=iwar3o5lvng2v2xqhlxsnu5j4tpij_ebsmt9lr2nsmhomrmvws_s8u94qp5me

Articulos Relacionados

Apoyamos con todo compromiso a la Red de Mujeres comunales

Mujeres lideres del programa en Leticia agradecen a la Policia Nacional su continuo apoyo. Una importante y masiva participacion de la Red de Mujeres Comunales se dio durante el desarrollo de la videoconferencia llevada a cabo en las instalaciones d...

Ministro de Defensa entrego saludo y obsequios de Navidad a policias y soldados

Lideres de la comunidad indigena yagŁa recibieron la comitiva en la isla de los micos. El señor Ministro de la Def...

Niños y niñas de batuta dan serenata a la Policia Nacional en sus 126 años

Comandante de la policia en amazonas agradecio el noble gesto en nombre de todos los policias. En el marco de las acti...

las reflexiones de la oposición

CADA DIA, ME SORPRENDO MAS ESTOY EXTASIADO, ADMIRO PROFUNDAMENTE LA INMENSA INTELIGENCIA, Y LA CAPACIDAD DE RACIOCINIO Y O...

En ceremonia Policia Nacional reconoce y exalta labor de sus policias

La ceremonia fue presidida por el señor coronel Juan Carlos Leon Jaime comandante de la unidad. En el marco de la ...

Hacemos realidad el sueño de Daniela

En sus cumpleaños cumplio su sueño de ser Policia. La sensibilidad y el sentido humano de nuestros uniforma...

Celebramos dia de Halloween con las familias de nuestros policias

Obsequios, refrigerios y actividades culturales durante la celebracion. Modernizacion y Transformacion Institucional proy...

Comentarios

Buscar Noticias

Horoscopo del dia

Redes Sociales

Galeria

No se vería mejor con maestros
Privacidad. Qué es eso
Lo que la sociedad a hecho de estas fechas
Los gobiernos de hoy en día
Al menos parece que todos se la llevan bien
Así son las citas de hoy en día
Ni√Īos sin infancia
Software Control de Inventarios

Ultimas Busquedas

 noticias+futbol+colombiano  facundo%20morales%20schoenfeld%20camilo  facundo+morales+schoenfeld+camilo  facundo morales schoenfeld camilo  %20quer%3D%20o%3D&query=  %20&query=%20o  coca%20cola%20vendio%2025%20botellas%20el%20primer%20año  coca+cola+vendio+25+botellas+el+primer+año  horoscopo%20del%20dia%20escorpion  horoscopo+del+dia+escorpion  horoscopo del dia escorpion  Horoscopo%20de%20hoy2121121121212%201